Connect with us

Festivales

Code 8. Código suprimir

Nueva toma de contacto con el Festival de cine de Sitges de 2019 con Code 8 (2019) de Jeff Chan. El joven director de cine ha dirigido varios cortometrajes y debuto en la gran pantalla con la obra de terror La posesión de Grace (2014). En esta ocasión nos presenta una obra de ciencia ficción enfocada dentro del universo del cortometraje del mismo nombre. Protagonizada por Stephen Amell, actor canadiense conocido por capitanear Arrow (2012-actualidad), la película nos muestra un futuro distópico con policías robots persiguiendo a la gente que se considera diferente. En ese contexto, un joven con superpoderes se ve seducido por la propuesta de un grupo de criminales que quiere aprovecharse de sus habilidades, a pesar de que ello llame la atención del orden establecido. Cada año en el festival me gusta disfrutar de una producción de ciencia ficción, un género que de por sí resulta atractivo por su vertiente más visual y entretenida y esa es precisamente la motivación para apostar por ella. Una obra sin mucha más pretensión que entretener al personal dentro de un buen contexto visual y alguna que otra escena de acción. No hay más aspiración a priori que esa con la última obra de Jeff Chan. Sin más preámbulo vamos a por ella.

El contexto de la película es explicado en los primeros minutos. Surgen las personas con poderes, la cuales pasar de ser de utilidad en la cadena productiva de la sociedad a ser una especie de sin papeles peligrosos. Finalmente a raíz de líquido de su médula espinal se produce una nueva droga que hace que la gente con poderes sean traficantes y/o víctimas. Contextualizada la situación global, nos damos cuenta que es completamente irrelevante. Da igual que la “acción” se de con el tráfico de drogas fruto de las personas con poderes, con el tráfico de heroína, de blancas o de preservativos. De igual forma, que el protagonista busque dinero en los bajos fondos podría verse a muchísimos factores fuera de la antigua utilidad de la gente con poderes y su nuevo rol en la sociedad. Peter Parker también tuvo ese problema en el pasado sin necesidad de ser un paria. Así pues, con un universo bien creado y completamente irrelevante y prescindible, la obra empieza a andar.

Los personajes son simples, sin carisma ni intención de ello. Realmente tampoco se le exige más al reparto. Stephen Amell, el teórico reclamo del film, no deja de ser un complemento del protagonista, el joven interpretado por Robbie Amell. Los dilemas morales que recorren al protagonista tampoco aportan complexidad ni plenitud al argumento. El antagonista, interpretado por un reconocible Greg Bryk está tremendamente infrautilizado. Su personaje no desprende ni la maldad ni el carisma suficiente para encarnar a un gran antagonista a pesar de estar claro que el actor está preparado para ello y mucho más.

El argumento es simple y pleno, gracias en gran parte a dicha simplicidad. Salvo algún ligero destello, el argumento se mantiene tremendamente lineal. Los robots, los policias, los lásers y las caídas del cielo con los superdrones no generan ni de lejos la acción o el entretenimiento suficiente para una obra de ese estilo. El ritmo es correcto, pero la falta de acción, empatía y entretenimiento genera una ligera sensación de pesadez.

Visits: 146
2

Conclusión

En conclusión, Code 8 crea con esmero un universo irrelevante. Su argumento simple y lineal, la ausencia real de acción y entretenimiento, junto con la falta de carisma y complexidad en los personajes generan falta de empatía y con ello surge su prima hermana, la indiferencia.

Avatar
Escrito por

Me inicié con Gore Verbinski, crecí con el maestro Craven, maduré con Wan y llegué al éxtasis con los padres del nuevo terror de la mano de VHS. El Festival de Sitges, un paraíso.

1917a 1917a

1917, paloma mensajera

Críticas

Midsommar. Horror Folk A pleno sol

Críticas

Amenaza en la sombra. Banda Sonora

BSO

cibra 2019 cibra 2019

Gala Inaugural XI edición del Festival del cine y la palabra CIBRA

CIBRA

Conecta
Suscríbete a nuestra Newsletter