Connect with us

Festivales

Come to daddy. Caña, diálogo y nada más.

Nueva apuesta en el contexto del Festival de cine fantástico de Sitges con Come to daddy (2019) de Ant Timpson. Un chico extraño va en el reencuentro de su borrachuzo padre en una bonita casa frente al mar. Lo que parecía un bonito reencuentro familiar desatará una serie de secretos y sangre. Come to daddy no estaba agendada en un primer momento. Dos factores han llevado a su visionado en el festival. En primer lugar estar presente en el Festival de cine de terror de Molins de Rei. Que habilidad tienen sus organizadores para agendar películas durante su festival, increíble. Estar presente allá ya es un buen aliciente para disfrutarla en Sitges. En segundo lugar el protagonista Elijah Wood. El camaleónico actor ha cuajado buenas obras dentro del género como Maniac (2012) o Open Windows (2014), entre otras. No se le da mal Sitges, ni tampoco el género de terror. Se espera una obra cañera, o visto el trailer lenta. Mente y blanco y al lío.

Come to daddy empieza marcando sus lineas maestras, un buen diálogo y una correcta interpretación del actor estadounidense. El diálogo más gamberro y casi absurdo destaca en los primeros compases del film y se vuelve un continuo durante toda su duración. Sin lugar a dudas, las conversaciones y la interpretación más que correcta del actor protagonista centran el film en estos primeros pasos y lo sostienen, tanto en esta fase temprana como en todo su diremos desarrollo. Estamos a priori ante una obra ligeramente entretenida, sin más. Los elementos citados sirven para dar cierto cuerpo, sin espavientos ni alardes, simplemente dar la mínima fortaleza para que este tenga una oportunidad. Sus intenciones son un misterio. La atmósfera, el dialogo, el protagonista, nada hace presagiar en que tipo de obra estamos.

Pasada esta primera toma de contacto el film establece su rumbo. El protagonista no se profundiza, sigue con una extraña apatía torpe, pero la acción si empieza a salir a la palestra. La obra evoluciona hacía un elenco de escenas más cañeras, sanguinarias y gamberras, siempre manteniendo la esencia del diálogo y el trabajo del protagonista como puntales. La película se vuelve ligeramente entretenida, con buenas escenas, pero no se da profundidad ni al personaje principal ni tan siquiera al argumento. No estamos ante un festival de sangre y lujuria para que eso sea suficiente para fraguar una buena obra de terror. Falta más sangre, mejor diálogo, más gamberrismo para cuajar la obra que pretende ser. Sin eso, deja la sensación de quedarse a medias.

Visits: 20
2

Conclusión

Come to daddy pretende ser gamberra y se queda a medias. Un buen diálogo, una buena interpretación de Elijah Wood y correctas escenas de acción y sangre no son suficientes para alzar una buena obra dentro del género. Se echa en falta más caña para poder alabar una obra prácticamente sin desarrollo argumental o de sus personajes.

Avatar
Escrito por

Me inicié con Gore Verbinski, crecí con el maestro Craven, maduré con Wan y llegué al éxtasis con los padres del nuevo terror de la mano de VHS. El Festival de Sitges, un paraíso.

1917a 1917a

1917, paloma mensajera

Críticas

Midsommar. Horror Folk A pleno sol

Críticas

Amenaza en la sombra. Banda Sonora

BSO

cibra 2019 cibra 2019

Gala Inaugural XI edición del Festival del cine y la palabra CIBRA

CIBRA

Conecta
Suscríbete a nuestra Newsletter