Connect with us

Festivales

Starfish. La soledad del fin del mundo

Nueva obra dentro del Festival de cine fantástico de Sitges y nueva ópera prima, en este caso Starfish (2019) del director A.T. White. La obra nos centra en Audrey, una chica joven y aparentemente única superviviente del fin del mundo. Sola y en un asilado pueblo costero la chica descubre una importante cinta de cassete que la llevará a seguir diferentes pistas para resolver un fascinante rompecabezas. Realmente se espera de Starfish una obra ligera, simpática con un desarrollo argumental mínimamente complejo. La cohesión argumental se sitúa como elemento central de la obra, así como ver el papel de la joven Virginia Gardner para llevar ella sola el peso del film.

Grata sorpresa con una obra que se aparentaba mucho más llana de lo que en realidad a sido. El argumento nos centra en el personaje de Audrey, interpretada por Virginia Gardner. La joven acude al entierra de su mejor amiga, regresa a lo que parece su piso, se duerme y se despierta en el fin del mundo. Unas cintas de cassette de la difunta amiga parecen ser la única manera de salvar el mundo. Realmente el desarrollo argumental es casi anecdótico. El director busca lanzar su mensaje, no contar una historia propiamente dicha. Varios elementos a destacar.

En primer lugar la propia protagonista. Gran trabajo de la joven estadounidense Virgina Gardner en su papel de Audrey. Realmente la obra junto con su interpretación crear y desarrollan un personaje fantástico. Sin apenas diálogo, sin apenas explicaciones, la obra precisa de toda la atención del espectador para profundizar en su personaje, buscar sus inquietudes, sus razonamientos y lo consigue con creces. Muchos planos, mucha expresividad o mucha ausencia de ella, muy poco dialogo y situaciones o reacciones que sin entrar de lleno en el film son imposibles de entender. Una maravilla de personaje.

La obra se desarrolla de forma tremendamente inaudita, dando extraños puñetazos en su desarrollo, todo siempre encaminado a entender la situación interna o sensacional de la protagonista. Tanto se pueden mostrar terroríficos engendros al más puro estilo Un lugar tranquilo (2018), bestias enormes al más puro estilo de la saga Cloverfield (2008-2018), saltos a la animación o traslaciones a diferentes lugares. Eso, añadido al paisaje, los planos, la fotografía y un fantástico recurso musical que acompaña gran parte de la obra cuajan un film tremendamente poético. El trabajo de fotografía es tremendo a lo largo de todo el film, sin lugar a dudas es uno de sus puntos fuertes. La cohesión del film se pone a prueba ante tantos extraños puñetazos, pero este resiste con una gran fortaleza.

A nivel argumental, la obra se desarrolla de forma igual de poética e ideal. Si se va siguiendo y entendiendo el film, cosa no tan obvia como podría parecer, el argumento va dejando cabos sueltos que se resuelven de forma fantástica en su conclusión. De igual forma, el pasado y/o presente musical del director se nota en las entrañas de la obra con un acierto brutal en el uso de ese recurso en múltiples ocasiones.

Visits: 132
4

Conclusión

Starfish es una obra diferente, tremendamente arriesgada y que precisa de la máxima atención del espectador para dar sus brillantes frutos. Maravillosa interpretación de Virgina Gardner, fascinante trabajo de fotografía y un desarrollo argumental inaudito en su forma y eficacia cuajan una obra compleja, poética y tremendamente profunda. Sin duda una fabulosa ópera prima de A.T. White.

1917a 1917a

1917, paloma mensajera

Críticas

Midsommar. Horror Folk A pleno sol

Críticas

Amenaza en la sombra. Banda Sonora

BSO

cibra 2019 cibra 2019

Gala Inaugural XI edición del Festival del cine y la palabra CIBRA

CIBRA

Conecta
Suscríbete a nuestra Newsletter